Cuídate

Uncategorized

Cuídate del arrepentimiento, de la herida curada en la piel del otro, de decir en el tiempo lo que no dijiste y que te alcance el recuerdo por su ausencia.

Cuídate y haz. Que es más duro olvidar cuando has dejado morir el corazón en tus manos, que cuando pones tu corazón en las manos merecidas.

Sara Búho